martes, 27 de enero de 2015

La libertad religiosa y la regla de oro

Alguna vez leí a Stephen Covey que la norma moral común a todas las religiones es la regla de oro: actúa con los demás del modo que te gustaría que se comporten contigo. No conozco tanto de religiones comparadas como para saber si es cierto. Pero sí estoy convencido de que esa debe ser la regla en términos de libertad religiosa. Especialmente teniendo en cuenta que muchas religiones se comportan de una forma cuando son minoría, y del modo opuesto cuando son mayoría.

Esta semana leí una nota del portal de noticias católico Aleteia donde se quejaban del modo en que Grecia trata a las minorías religiosas. En Grecia existe una mayoría de ortodoxos (alrededor de un 80%), con minorías musulmanas, católicas, protestantes y otras. Permítanme hacer un resumen de algunas de las quejas de Aleteia en su nota:
  • La Iglesia Ortodoxa tiene un estatus diferenciado respecto al resto de las religiones.
  • Se promueve la identificación entre la religión ortodoxa y la nacionalidad griega.
  • Las iglesias minoritarias son identificadas como "religiones extranjeras".
  • Se enseña religión ortodoxa en las escuelas públicas.
  • La Iglesia Ortodoxa disfruta del sostenimiento económico del Estado.
Estoy de acuerdo en que tal comportamiento del Estado griego es inapropiado, y claramente viola la libertad religiosa de las minorías. Lo que me llama la atención es que Aleteia no denuncie con el mismo brío la situación análoga que se vive en Argentina: aquí las minorías están sujetas a un régimen muy similar.

Ojalá que esta omisión no esté relacionado con el hecho de que en el caso argentino la beneficiada sea la Iglesia Católica. Porque la lucha por la libertad religiosa no puede resumirse a la defensa corporativa de los propios intereses; se trata, más bien, de ponerse en el lugar del otro y de defender la libertad de todos. Si no por convencimiento intelectual y teológico, al menos por pragmatismo: todos somos minorías en alguna parte.




No hay comentarios:

Publicar un comentario